Prevención como creyente

Establecer límites preventivos


CONSEJOS Y MEDIDAS

  • Tener un encuentro permanente con el Señor Jesús:  Necesitamos una guía por la cual podemos regir nuestra conducta cada día. Una vida sin filosofía, sin un norte, es una existencia desordenada, sin plan, ni objetivo, sin los consuelos de las promesas y de la verdad que el Señor propone.
  • Desarrollar Autocompromiso para delimitar el propio terreno de actuación y protegerse contra las imprudencias y frenar el impulso placentero.
  • Fortalecer nuestras convicciones: Nos ayudaran a tener equilibrio emocional, social y espiritual
  • Procurar una actividad, estudio, arte o profesión de acuerdo con las aptitudes que nos facilite desarrollarnos personal y laboralmente.
  • Compartir nuestros pensamientos: El compañerismo es esencial para la personalidad y la salud mental. Si una persona vive demasiado con sus propios pensamientos, éstos pueden hacerse explosivos y destruirla. Sepamos hacer confesiones, confidencias y consultas con personas a quienes apreciamos y queremos.
  • No eludir las dificultades: No nos dejemos seducir por maneras atrayentes de escapar de la realidad. Ellas nos engañan, nos entrampan y luego nos hunden. Asumamos las dificultades con una actitud reflexiva.
  • Hacer ejercicio de forma moderada: Para tener tanto salud física, como mental, el ejercicio habitual, nos posibilita el segregar unas sustancias quimicas que repercuten en una mayor plasticidad del cerebro. Se potencian la sipnasis entre neuronas la clave del aprendizaje y la memoria.
  • Buenos hábitos Alimenticios: Comer de forma saludable y porcionada, evita que aumente el estrés oxidativo del organismo que agrede a las proteínas, a los lípidos, al ADN y al cerebro. Comer de forma moderada potencia la producción de más neuronas en el Hipocampo, la región encargada del aprendizaje y la memoria, aumenta la SINAPSIS y favorece los mecanismos de recompensa neuronal.
  • Confiar y paciencia: En medio de las dificultades, emplear ejercicios mentales y espirituales para soportar los momentos de tensión, estrés, tormentas y aflicciones. No permitir que nos hundan estas situaciones en depresiones.
  • Arrastrar nuestros temores y eliminarlos: El mundo esta lleno de esas personas que huyen de sus temores, pero sin nunca escapar de ellos. Enfrentemos los nuestros.


close

NO TE PIERDAS NADA

Recibe nuestro boletín quincenal con todas las novedades y noticias

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de Cookies para obtener más información.

Si te ha parecido útil este artículo comparte:

Deja un comentario