Yo soñaba con ser pastor de iglesia o profesor de religión, vivir honestamente y ser coherente con mi fe. Soñaba con poder ser un buen padre de familia, un buen esposo y un buen cristiano, sin embargo, lo que soy y seré para siempre, es un cocainómano, es decir un “adicto”. La vida es aquello que te sucede mientras tú tienes otros planes. Al fin y al cabo, me lo merezco porque son las consecuencias de mis decisiones, pues somos los arquitectos de nuestro destino. Si he llegado a enfermar es porque me lo he buscado. ¿Es eso exactamente así? ¿Acaso quiere alguien ser adicto? Hoy no podemos limitarnos a hablar de fuerza de voluntad para superar una adicción, algo que antes siempre se potenciaba, el “apretar los dientes” frente a la sustancia, hoy es un esfuerzo prácticamente inútil.

Pin It on Pinterest

Utilizamos cookies para brindarle la mejor experiencia posible en nuestro sitio web. Al continuar usando este sitio, usted acepta nuestro uso de cookies.
Me va Bien así!
No quiero ninguna cookie